La rotura del ligamento cruzado anterior, es quizás una de las lesiones más comunes entre algunos deportistas como los futbolistas, pero es generalizado en todos los deportes, hace unos años sufrir la rotura del ligamento cruzado anterior era casi decir adiós al nivel deportivo alcanzado con anterioridad a esta, en suma que no se podía volver a competir al mismo nivel, el adiós a las carreras deportivas, obviamente la vida normal sin la exigencia de la competencia deportiva era recuperable en aquella época, los avances en cirugía de los últimos tiempos han modificado esa visión tan negativa de la recuperación de los deportistas que sufren esta lesión. Esos avances por pura lógica no solo influyen en la calidad de la recuperación de los deportistas de élite, sino también en la de las personas cuya vida nada tiene que ver con la práctica deportiva.

En Rehabtiva podemos ayudar en la rehabilitación de las personas que han pasado por cirugía después de sufrir esta lesión y a aquellos que no pasan por quirófano. Quizás ya en este preciso instante tengas claro que precisas de la atención de un fisioterapeuta, o una de nuestras sesiones de osteopatía, a lo mejor precisas de tonificación muscular y sean nuestros combos de entrenamiento lo que estás buscando, sabéis que podéis acceder a nuestros servicios en Las Rozas, llamándonos al +34 91 710 5425 ó pedir cita en nuestro servicio de cita online Rehabtiva Las Rozas.

Rotura del ligamento cruzado anterior - Rehabtiva Fisioterapia Las Rozas

Qué es el ligamento cruzado anterior

Es un ligamento que se sitúa en la articulación de la rodilla, el tamaño del ligamento es muy pequeño pero su importancia es muy grande, tiene unas funciones muy claras, es el encargado de evitar el desplazamiento hacia delante del femúr sobre la tibia, al tiempo que estabiliza la rodilla cuando se produce la rotación de la misma. Su nombre “cruzado” lo toma porque esa es posición que ocupa en relacion tanto con los ejes de la rodilla como con el ligamento cruzado posterior, ambos dos son los que controlan el movimiento y desplazamiento de tibia y fémur, conformando el pivote central de la rodilla.

Porque se produce la rotura del ligamento cruzado anterior

La rotura del ligamento cruzado anterior tiene una relación directa con su estado, los ligamentos deficientes tienen más predisposición a la lesión, ante un ligamento deficiente es más fácil que aparezcan los primeros signos degenerativos del mismo. La gran mayoría de las lesiones del cruzado anterior corresponden a un origen deportivo, es por eso que el sector de la población más afectado por estas lesiones sea el segmento más joven y activo, si el deporte que practican es de contacto o que sometan a la rodilla a rotaciones continuas, como puede ser el esquí es más habitual la aparición de esta lesión.

Síntomas de la rotura del ligamento cruzado anterior

Por lo general la rotura se acompaña de un traumatismo, producido por una torcedura de la rodilla, los síntomas que se producen casi de inmediato al trauma son la inflamación de la rodilla y un fuerte dolor. La valoración de rotura sea parcial o completa del ligamento se revela en la exploración de un profesional, parte de contar con las pruebas como resonancias o radiografías de la rodilla, estas últimas pueden presentar dudas, pero la exploración de un profesional suele ser lo más seguro.

Los servicios que ofrece Rehabtiva

Hay que pensar que la rotura del ligamento cruzado anterior puede ser total o parcial, que dependiendo de la edad de la persona que sufre esa lesión, se puede decidir no acudir a la solución quirúrgica.

En caso de rotura parcial del ligamento cruzado anterior, hay dos objetivos básicamente, el primero es bajar la inflamación de la rodilla y posteriormente facilitar la regeneración del ligamento cruzado anterior, por ejemplo con la aplicación de onda corta o radiofrecuencia. Pero hay más cosas que podemos hacer, como ayudar a mejorar y potenciar la musculatura de la que depende en gran medida la fuerza de la rodilla, centrando esos trabajos en los cuádriceps, isquiotibiales, los gemelos y por supuesto los aductores, para ello podremos poner en práctica nuestras sesiones de tonificación muscular en nuestros combos de fortalecimiento individual.

Para aquellos que han pasado por la solución quirúrgica, pues la rotura fue total, debemos pensar en una recuperación a largo plazo, unas dieciséis semanas desde la intervención, el tratamiento debe iniciarse al menos siete días después de la misma, y una vez que el paciente ya ha empezado a apoyar el pie de la pierna afectada, sin descansar el peso sobre ella por supuesto. Habrá que ganar la movilidad del paciente, al tiempo que debemos fortalecer la musculatura del paciente.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
22 × 5 =


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.