dislexia que es

Si estás leyendo esto, es probable que tú o alguien que conoces ha sido diagnosticado de dislexia. La dislexia es un trastorno del aprendizaje que afecta a la capacidad de leer. No se trata de una forma de inteligencia, sino de un problema de procesamiento que hace que las personas con dislexia tengan dificultades para reconocer las palabras cuando se leen en voz alta o impresas.

Las personas con dislexia tienen problemas para dar sentido a lo que leen y pueden tener problemas de ortografía y escritura. También pueden ser propensos a confundir letras o números, a invertirlos (por ejemplo, escribir «b» en lugar de «d»), a saltarse líneas o palabras al leer, a perder su lugar mientras leen en voz alta o a atascarse en ciertas palabras.

Según los casos, pueden aparecer déficits relacionados con la velocidad de procesamiento, las habilidades motoras, la percepción visual o auditiva, la memoria a corto plazo, la organización, el lenguaje hablado o la secuenciación.

La dislexia puede afectar a estudiantes de todos los grados y niveles, desde el preescolar hasta la universidad. Puede que te preguntes qué significa esto y cómo afrontarlo. La buena noticia es que hay formas de superar la dislexia, pero primero hay que entender qué es.

Qué es la dislexia

La dislexia está definida por el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) como un trastorno específico del aprendizaje incluido en la categoría de trastornos del neurodesarrollo.

Es un trastorno del neurodesarrollo, lo que significa que es crónico y estará presente durante toda tu vida. Así que tendrás que aprender técnicas y estrategias para mejorar tu capacidad de lectura y superar estas dificultades.

Causas y síntomas

La dislexia es un trastorno común que afecta a cerca del 15% de la población. Las causas de la dislexia aún no se conocen con certeza, pero las investigaciones han demostrado que la genética y el cerebro desempeñan un papel importante.

Los estudios que han relacionado la actividad y la anatomía del cerebro con la dislexia han mostrado algunas diferencias en las áreas del cerebro que utilizamos para leer.

dislexia infantil

Sin embargo, a medida que nuestro cerebro evoluciona desde la infancia hasta la edad adulta, estos estudios muestran otros resultados: la actividad cerebral de las personas con dislexia suele cambiar después de haber acudido a un logopeda.

Es importante saber que la dislexia afecta a cada persona de forma diferente. Puedes percibir que el niño tiene dificultades para leer y escribir, pero también podría tener problemas para entender conceptos como el tiempo, el espacio y la lógica.

O puedes notar que su hijo tiene dificultades con las matemáticas u otras materias que requieren memorización.

Es más, puede rizar aún más la complejidad de la detección de síntomas de la dislexia: llegan a variar incluso en un mismo día y evolucionar a medida que los niños crecen. Esto significa que, incluso si tu hijo ha sido diagnosticado de dislexia en la escuela, puede ser útil consultar con su pediatra u otros profesionales médicos para asegurarse de que estás tomando las mejores decisiones posibles sobre las opciones de tratamiento para ellos (¡y para ti!).

Características de la dislexia que nos ayudan a identificarla

Una de las características más comunes de la dislexia es la dificultad para planificar y organizar las tareas. Esto puede dificultar que los niños terminen sus deberes o incluso que simplemente recojan su habitación, y puede tener un gran impacto en su rendimiento académico y en su salud mental.

Los niños con dislexia pueden enfrentarse a un sinfín de retos a la hora de aprender. Por ejemplo, muchos niños con dislexia tienen dificultades para entender ciertas instrucciones y, por tanto, no son capaces de seguirlas. También les puede costar entender los chistes o bromas que se les cuentan.

Una persona con dislexia también puede ser incapaz de aprender nuevas palabras o pronunciarlas incorrectamente. Otro problema es la inseguridad al hablar o expresar una idea.

Los niños con dificultades para leer dan nombres a los sonidos distintos a los que articulan, por ejemplo, denominan fluidez a la «c» o flujo a la «l». También confunden las letras con símbolos gráficos como «&», lo que hace que sea más difícil leer textos simples. Las palabras y frases se vuelven demasiado largas y no pueden capturar su atención.

¿Tu hijo tiene dificultades para coordinar sus acciones? No se le dan bien los deportes que requieren coordinación motriz, como montar en bicicleta o jugar al fútbol. La dislexia puede ser una de las razones de estas dificultades.

Tipos de dislexia

La dislexia existe en diferentes grados, dependiendo de la edad de la persona y del tipo que exista. La mayoría de las veces se trata de un problema de lectura o escritura y puede presentar muchos síntomas diferentes.

La persona disléxica puede no reconocer sus propios problemas, ya que el cerebro desordenado procesa la información de forma diferente. Por eso es importante que un especialista descubra si alguien tiene dislexia o no. Un logopeda puede averiguar si un niño o un adulto es disléxico o no.

Si nos atenemos al momento en el que aparece este trastorno, distinguimos dos tipos principales:

  • Dislexia adquirida, que es aquella provocada por una lesión en el cerebro.
  • Evolutiva: la más relacionada con la dislexia infantil. No surge por un daño externo sino por un desarrollo interno del paciente.

También se puede clasificar esta enfermedad según los síntomas de la persona que lo padece:

  • Superficial: En los niños con dislexia superficial, el problema no está en las rutas auditivas, sino en su ruta o asociación visual. El proceso de lectura es más lento de lo normal y tienen dificultades con la ortografía. A veces los síntomas son diferentes según el idioma que hablen (por ejemplo, español o inglés).
  • Los niños disléxicos fonológicos o indirectos pueden leer, pero a menudo con gran dificultad. Suelen tener problemas de aprendizaje y errores de lectura. Este tipo de dislexia es el más grave y puede causar graves dificultades de lectura a los niños, que son incapaces de leer palabras, aunque les resulten familiares.
  • Los tipos más graves de trastorno de la lectura, la dislexia combinada o profunda, pueden darse en individuos que tienen una mezcla de problemas de lectura y lenguaje hablado. Los trastornos mixtos están causados por el daño que se produce en los procesos utilizados al interpretar la información visual y producir el habla. Como resultado del daño, los individuos que aprenden a leer o escribir suelen cometer bastantes errores semánticos.

La falta de terapia o tratamiento farmacológico para la dislexia, así como la falta de un programa estándar internacional que pueda ayudar, puede ser difícil para los niños diagnosticados con dislexia. Pero trabajar el habla y la comprensión auditiva del niño le ayudará a mejorar su progreso escolar.

En nuestro centro de logopedia en Las Rozas abordamos la enfermedad desde una óptica multilateral, implicando no solo a nuestros logopedas sino buscando la colaboración de los adultos de su círculo inmediato, así como otros profesionales como psicólogos, neuropsicólogos y maestros de educación especial.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Resolver : *
3 + 9 =


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.