fisioterapia del suelo pélvico

El suelo pélvico es un conjunto de músculos situados en la parte inferior del abdomen y la pelvis que sostiene los órganos de la pelvis, la vejiga y el intestino. Está formado por tres zonas, cada una con su propia función. Son muchas las causas que pueden provocar el debilitamiento del suelo pélvico: la edad, el embarazo, el estreñimiento, la obesidad, la menopausia, la práctica de diferentes actividades físicas o tras procesos oncológicos, entre otros. A través de la fisioterapia de suelo pélvico que abordamos como especialistas en fisioterapia obstetricia en Las Rozas podemos fortalecer y tratar todas estas estructuras para prevenir o solucionar estos problemas.

Fisioterapia del suelo pélvico: más allá de las embarazadas

Si tienes problemas con tu suelo pélvico (o si tu pareja los tiene), puede que sea el momento de plantearte la rehabilitación del suelo pélvico.

La rehabilitación del suelo pélvico es un tratamiento ideal para todas aquellas personas con disfunciones del suelo pélvico o relacionadas con la esfera sexual. Son muchos los casos en los que un profesional médico puede recomendar el tratamiento.

Está especialmente indicado para aquellas personas que sufren incontinencia urinaria, una patología más común de lo que parece que afecta al 15% de la población.

El primer paso para realizar este tipo de rehabilitación es el diagnóstico a través de lo que se conoce como estudio urodinámico. Se trata de una exploración que permite valorar el funcionamiento de la vejiga y la uretra, determinando si existen alteraciones en su función.

Beneficios de fortalecer el suelo pélvico

Si tienes los músculos del suelo pélvico débiles, puedes tener problemas para controlar los intestinos y la vejiga. Esto se denomina disfunción del suelo pélvico.

Los ejercicios de entrenamiento de los músculos del suelo pélvico pueden ayudar a fortalecer los músculos situados bajo el útero, la vejiga y el intestino (intestino grueso).

Estos ejercicios pueden ayudar tanto a los hombres como a las mujeres que tienen problemas de pérdidas de orina o de control intestinal.

fortalecer suelo pélvico

Ejercicios para el suelo pélvico

Afortunadamente, hay formas de tratar un suelo pélvico débil. Los ejercicios del suelo pélvico se recomiendan para los casos leves, pero si el problema persiste, lo mejor es acudir a un especialista, ya sea un médico de cabecera o un fisioterapeuta en Las Rozas. Ellos podrán ofrecerte el tratamiento más adecuado para recuperar la calidad de vida de la manera más rápida posible.

Calentamiento, clave para el entrenamiento del suelo pélvico

Antes de empezar una sesión de ejercicios de suelo pélvico, es muy importante calentar. Para ello, hay que activar los músculos que lo componen, que son tres anillos en la zona del pubococcígeo: el anillo alrededor del ano, el anillo alrededor de la vagina y el anillo alrededor de la uretra.

Al principio del calentamiento, es muy relevante mantener la zona abdominal relajada. Del mismo modo, es necesario realizar respiraciones profundas y contracciones abdominales similares a las que se producen cuando sentimos unas ganas irrefrenables de ir al baño.

Contracciones

Las contracciones son imprescindibles entre los ejercicios del suelo pélvico para hombres y mujeres. Con ellas puedes mantener el periné en forma, evitando malformaciones que causen dolor muscular y otros problemas.

Por eso, si buscas ejercicios de suelo pélvico para la incontinencia, esta opción no puede faltar en tu rutina. ¿Cómo hacerlos?

La técnica es bastante sencilla: contraer los músculos del periné y mantener esa contracción entre 8 y 12 segundos. A continuación, relaja estos músculos durante unos segundos y repite el ejercicio.

Puedes empezar con 3 series de 10 repeticiones cada una. Si quieres mejorar tu rendimiento, puedes aumentar hasta 2 series de 20 repeticiones al día.

Elevaciones de pelvis

La elevación de la pelvis es uno de los ejercicios del suelo pélvico más populares para hombres y mujeres, y por una buena razón.

Si quieres combatir el dolor lumbar o la incontinencia urinaria, este sencillo ejercicio es un buen punto de partida. También es uno de los mejores ejercicios del suelo pélvico para las mujeres embarazadas, ya que ayuda a fortalecer el núcleo en la preparación para el parto.

La postura de Deméter

La postura de Deméter es uno de los mejores ejercicios del suelo pélvico porque permite trabajar toda la zona inferior y la cintura. Ayuda a mejorar la postura, la resistencia en la zona del suelo pélvico y la respiración, al tiempo que estira el músculo pubococcígeo.

¿Y lo mejor? Es fácil de hacer. Coloca los pies cerca el uno del otro y las rodillas ligeramente separadas. Pon las manos en la nuca, levanta el pecho y mira al techo.

Inspira por la nariz y exhala por la boca mientras contraes los músculos abdominales. Inhala profundamente por la nariz, expande el abdomen y levántalo lentamente hacia la línea central del cuerpo.

Mientras lo haces, inclina la pelvis hacia delante, lleva el coxis hacia arriba, arquea la columna vertebral e inclina la cabeza hacia atrás. Exhala lentamente mientras bajas los brazos a los lados y vuelve a la posición vertical.

El ejercicio debe realizarse en series de seis repeticiones o más por sesión si es principiante.

Abdominales hipopresivos, los ejercicio más conocidos de la fisioterapia del suelo pélvico

Si quieres fortalecer tu suelo pélvico, nada mejor que los abdominales hipopresivos. Aunque hay varias alternativas para hacerlos, todas tienen la misma función: tonificar tu abdomen y mejorar la postura y el estado de tu periné.

La contracción de los abdominales con efecto de vacío es lo que diferencia a los ejercicios abdominales hipopresivos de los abdominales tradicionales.

La técnica consiste en contener la respiración mientras se tira de la parte inferior del abdomen y se contraen los músculos del suelo pélvico.

Esto provoca un efecto de vacío en la parte inferior del diafragma que ayuda a tonificar y contraer el perineo. Para ejecutar correctamente este movimiento, es fundamental mantener los hombros relajados en todo momento.

Ejercicios Kegel para fortalecer el suelo pélvico

Los ejercicios del suelo pélvico, también conocidos como ejercicios de Kegel, son increíbles para aliviar la tensión del suelo pélvico. Son muy fáciles de hacer y pueden realizarse en cualquier lugar y en cualquier momento del día, incluso estando acostada o de pie.

Cuando procedas con un ejercicio de Kegel, empieza por asegurarte de que tu vejiga está vacía. Si tiene la vejiga llena cuando empiece, podría forzar la uretra y causar daños.

Una vez que estés lista para empezar, contrae los músculos pélvicos como si estuvieras intentando no orinar. Mantén esta contracción hasta 10 segundos seguidos y suéltala.

Después de unos segundos de relajación, efectúa otra contracción y mantenla de nuevo durante un máximo de 10 segundos; luego vuelve a soltar. Repítelo tantas veces como quieras.

Especialistas en fisioterapia de suelo pélvico en Las Rozas

La fisioterapia del suelo pélvico permite a las mujeres y a los hombres ejercitar sus músculos pélvicos, así como entrenarlos y mejorar su rendimiento.

El fisioterapeuta que practica la fisioterapia del suelo pélvico se encarga de evaluar el estado de los músculos de la zona genital para determinar si existe o no algún problema. Si es así, dará recomendaciones y realizará determinados tratamientos que sirvan para rehabilitar esta zona, ayudando a mejorar su funcionamiento.

La incontinencia, el dolor y el prolapso son algunos de los problemas más comunes que se tratan en este tipo de fisioterapia. En cualquier caso, también atiende a personas que han sido sedentarias durante mucho tiempo o que han sufrido una lesión en algún momento de la actividad física.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Resolver : *
3 × 14 =


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.