1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
Niños vuelta al cole - Problemas posturales - Fisioterapia Rehabtiva Las Rozas

Niños y problemas de espalda

Con la vuelta al cole de los niños, volvemos a comprobar con preocupación la repetición de acciones que van contra su salud. Nos referimos a vicios posturales que se traducen en problemas de espalda. Debemos recordar que para los niños el primer espejo en el que mirarse son sus padres. Después de los padres, cualquier otra figura adulta de relevancia en sus vidas. Los profesores, los abuelos, los hermanos mayores. Lo cierto es que nuestros hijos aprenden y se forman en gran medida por imitación. Llegados a este punto debemos preguntarnos, ¿somos un buen ejemplo postural para ellos? Hoy vamos a recordarnos algunas cosas que podemos hacer para ser un buen espejo en el que mirarse.

Fisioterapia, prevención postural

En Rehabtiva disponemos de expertos fisioterapeutas titulados. Nuestro equipo con Carlos Rodrigo Sierra a la cabeza, acompañado por Diego Tercero López y por Nadia Soriano Gil. Todos ellos son plenamente conscientes de que la mejor forma de prevenir los problemas de espalda es con la prevención. En el caso de los niños lo mejor que se puede hacer es educar. Educar en costumbres que ayuden a evitar problemas de espalda. La creación de hábitos saludables que eliminen la posibilidad de problemas posteriores. En Rehabtiva no solo tratamos los problemas, nos adelantamos a su aparición.

Pásate por nuestra consulta y conoce a nuestros profesionales. Te mostraremos lo que la fisioterapia y tu fisioterapeuta pueden hacer por el cuidado integral de tu salud. Si quieres concertar cita llama al +34 91 710 5425  Disponemos también de servicio de cita online Rehabtiva Las Rozas.

Niños vuelta al cole - Problemas posturales - Fisioterapia Blog Rehabtiva Las Rozas

Los niños y sus circunstancias

Los niños en edad escolar tienen unas circunstancias especiales que les hacen ser potenciales “sufridores de problemas de espaldas“. El inicio del curso escolar marca la vuelta a las mochilas llenas de libros. Los niños se convierten en porteadores de una carga que en ocasiones es mayor de la que sus cuerpos pueden aguantar. Otra de las circunstancias que conlleva la edad escolar son las horas sentados, ya sea en clase o con los deberes en casa. Sentarse mal es una de las causas de dolores de espalda, que pueden derivar en lesiones. Vamos a ver cada una de esas circunstancias y si nosotros como adultos somos un ejemplo a seguir.

Las mochilas a la espalda

Que los niños carguen con kilos de libros y material escorial, cinco días a la semana, es un problema que desde las instituciones nadie ha meditado. Es evidente que en los últimos años se han producido movimientos, tibios, como editar los libros en formato fascículo. Así nos encontramos libros de asignaturas divididos por trimestres, o incluso en algunos casos por meses. Eso consigue aminorar el peso que llevan a la espalda o arrastran por la calle. Pero no va a la raíz del problema, el porqué debemos seguir acarreando material día a día. Parece poco razonable en medio de este mundo tan influido por la tecnología. Quizás existan muchos intereses económicos en juego y nadie ha sido capaz de meter baza en este asunto.

Pero, ¿qué hacemos los padres respecto de este asunto? Nos referimos a cómo ejercemos de ejemplo a la hora de coger y transportar cargas. Que básicamente es la acción que cada día de la semana hacen nuestros hijos. Nuestra forma de coger el peso del suelo por ejemplo. Debemos recordar siempre flexionar las rodillas para recoger el peso del suelo. Nunca arquear la espalda para hacerlo. Otra cuestión clave, debemos evitar que nos vean ponernos de puntillas para coger cosas en alto. Ellos imitarán irremisiblemente ese gesto, y no es bueno para sus huesos en formación. Siempre usar banquetas o escaleras para coger las cosas en alto.

Sentados para estudiar

La postura al sentarse es clave para evitar problemas posteriores de espalda y para facilitar un crecimiento óptimo. En estos casos el ejemplo de los padres es fundamental. No es raro ir a casa de una familia y comprobar como los hijos se sientan igual que los padres. Ya sea en la mesa o en el sofá del salón. A veces vemos auténticas posturas de tortura. Que parecen cómodas al que las practica pero que no son nada buenas para nuestra salud. Al estudiar que es el mayor tiempo que pasan sentados, debemos acostumbrarles a llevar la zona lumbar al fondo del asiento. La espalda vertical en paralelo al respaldo de la silla. Los brazos apoyados en 90º encima de las mesas dos tercios de los antebrazos, o completamente en los reposa-brazos de las sillas.

Cosas que podemos hacer por mejorar su postura

Tenemos localizadas las circunstancias que inciden en los problemas posturales de los niños. Vamos ahora a ver algunos puntos que podemos seguir para ayudar a nuestros hijos a llevar una vida saludable. Estas son algunas ideas con respecto a la mochila:

  • en la mochila se ha de llevar lo que se necesita cada día. Ya que no hay otro remedio, minimicemos el impacto.
  • las asas de la mochila deben ser acolchadas. No la compremos si no lo están, por mucho que lleven al personaje de moda.
  • la mochila debe colgar de los dos hombros. La altura a la que debe estar es la de la zona lumbar.
  • el tamaño de la mochila debe ser proporcionado al niño. Nada de mochilas que puedan usar con años vista.
  • que los objetos más pesados a transportar estén físicamente más cercanos a la espalda. Una distribución uniforme de la carga.
  • que el material escolar sea el más ligero posible.

Para el resto de circunstancias incluidas el estudio, debemos recalcar la importancia de una buen higiene postural. Pero también tenemos algo que decir en este tema, el mobiliario que usan los niños debe ser adecuado al tamaño que tienen. Hay que potenciar el ejercicio y el juego al aire libre. No, no cuenta como ejercicio la Wii. Un buen tono muscular ayuda a mantener la espalda y el resto del cuerpo fuerte. Además de ser una gran ayuda para el desarrollo mental de los menores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
26 × 15 =